miércoles, 19 de marzo de 2014

lunes, 17 de marzo de 2014

domingo, 16 de marzo de 2014

Día 16





#Día16 de #100HappyDays



amiga 1, y amigo 2, y nosotros risa y risa desde nuestro cantón.


Siempre que les veo, aunque sea por chat, me hacen sentir cerca de ellos. No en balde han respaldado con su firma muchas de mis decisiones. Sí, sin dudarlo, ellos son parte de mis momentos felices.






Menos 1


En la cuenta regresiva, estoy tratando de disponer mi cuerpo y mente hacia un estado de bienestar espiritual.
Es decir, poder comer tacos de pibil sin sentir remordimientos.
Desprenderse de la lonja, pereza, no es cosa fácil. Por si fuera poco, no sé por qué les ha dado por desaparecer, gracias reforma hacendaria, a todos los establecimientos de comida más o menos decente que hay alrededor de mi trabajo. Entonces, la hago de chofer en una ciudad con calles destruidas y reconstruyéndose por todos los puntos a los que debo transitar, y mala comida alrededor.
Creo que con un espacio para correr entre las 2 y 3 de la mañana ya la hago. Si no fuera por esa mala costumbre que tengo de dormir.

Y arranca el quejódromo, pero también las buenas intenciones. Total, nadie va a hacerlo en vez de uno y miren, que uno puede darse el rollo éste de la salud, pero uno no enflaca solo para enseñar las encías igualando en belleza a la Catrina., ni es talla cero aunque tenga el pelo estropajiento. Lo hace porque cree que es lo mejor, y poder lucir el vestidazo, un cuerpazo criminal, lo que en su enmarañado cerebro cree que está bien, como su distorsionada imagen corporal, construida a través de mensajes publicitarios cree que debe adoptar.

No, Botero, no.

Pero, hay una parte inspiracional. Donde se involucran sentimientos y emociones. No hablo del romanticismo al echarle salsa pico de gallo a unos tacos. Sino de esas amistades que se construyen con el paso del tiempo y el intercambio de experiencias, hombro con hombro, risas y lágrimas compartidas, miedos y certezas.
Entonces, en los siguientes meses, daré mi apoyo moral y el apoyo que mis hipotrofiados músculos dan para hacer ejercicio, comer mejor y todo eso que uno cree que servirá para lucir bellas y espectaculares para el gran día.







sábado, 1 de marzo de 2014

Roller girl


Desde el momento en que ví esos patines en las fotos, hice todo lo posible por tenerlos, que no ha sido tan sencillo como imaginé ni tan difícil como para emular un mártir.
Resulta que son pocos los negocios en México dedicados a vender patines., y luego está el detallito del número que calzo, y que quería exactamente ese modelo, fue complicando más la ecuación. Afortunadamente existe Amazon., y sobre todo, la invaluable ayuda de Ale que hizo posible que llegaran a mis pies.

En cuanto abrí la caja que los contenía, recordé con alegría lo mucho que he disfrutado patinar. Las veces que tenía que esperar un turno para usar unos patines y dar una vuelta a la manzana, compartiéndolos con mis hermanos y/o primos. La gran ventaja de esos patines eran que se ajustaban al tamaño del pie, eso sí, un fierrazo ni Dios Padre te lo quitaba., también terminaban por romperse las correas de cuero que sujetaban a la altura de la punta del pie.Un día mi papá nos sorprendió a mi hermana y a mí, llegó de un viaje, cargando un par de patines para cada una, tipo botín, blancos, y con unas imagenes de minnie y mickey mouse. Ya mucho más grande, tuve unos con las ruedas en línea y ya había pistas de patinaje para practicar.

Luego de décadas de haberlo vivido, me los probé de inmediato, mi principal temor de que no me quedaran se disipó rápidamente, y empecé mis pequeños recorridos en el interior de la casa. Luego al patio delantero, al patio con superficie más rugosa y empecé a ver mi suerte. Me sentí con la gracia de un elefante en patines. Fue cuando cruzó por mi mente la idea del " a ver si no azoto". Dí varias vueltas para fortalecer mi confianza.

Finalmente hoy, me aventé a patinar en un parque. No es que me importe un bledo el ridículo., es que me importa más lo que hago que lo que los demás puedan pensar de lo que hago. En resumen, mantengo el honor intacto, sin daños en la retaguardia ni raspones de verguenza. Probados los patines en distintas superficies, me han gustado bastante, son rápidos, pero permiten frenar al menos al método "como puedo" que es con la pierna izquierda, la derecha como que no aprendió bien o es más lenta.

Desde que los busqué en internet, ví que se han puesto de moda desde hace unos años, y con ello surgieron adeptos y por supuesto, video tutoriales, rutinas de ejercicio, competencias y torneos.
Yo para lo que los quiero es para divertirme, y si con eso hago ejercicio está bien, por lo pronto, mi objetivo es mantener mis huesos sin romperse. Haré mi mejor esfuerzo.







martes, 7 de enero de 2014

Veintes



Hace unos días mi amiga me mencionó acerca de un sobre que tenía para mí. Se lo entregué hace años, quizá en mis veintitantos. No  lo recordaba.
Días después, lo tuve en mis manos, es un sobre de esos color amarillo tamaño carta, cerrado y con una anotación de mi puño y letra que decía: "abrir el 18 de septiembre de 2013". Eso fue el septiembre pasado, en mi cumpleaños número 40.
Optimista que soy, a los veintitantos no veía la fragilidad de la vida como la percibo ahora, ingenua de mí, no pasó mucho tiempo después de esa petición especial a cuando atravesé por algunos accidentes físicos y personales. Todavía tenía lejos de mí los zarpazos del miedo,  de perder irremediablemente a la gente que quiero, o de mí  misma, por no tener la oportunidad de vivir para contarla.
He tratado de recordar lo que fue para mí encargar ese sobre en ese tiempo, e ignoro qué me motivó a hacerlo, sin embargo me muestra cuánto he cambiado. Aunque en el fondo uno se siente forever young, ya hay un buen trecho recorrido entre esa persona que fui y la que soy ahora. Es curioso sentirse un viajero en el tiempo, solo que la máquina no da marcha atrás, salvo cuando uno cierra los ojos y a veces, tiene imágenes gastadas de aquellos recuerdos maravillosos, que uno reconstruye una y otra vez. Tal vez los recuerdos terminan convirtiéndose en la última actualización de la propia versión que se ha construido, la versión blandita, o la versión que reconcilie toda historia pasada.

Con curiosidad abrí el sobre, en su interior, hay muchas cartas que no he releído, me fatigué después de la primera. Letras que había olvidado, que ya no tienen el mismo sentido que yo interpretaba.

Es evidente que Correos de México y Joaquín Sabina han sido importantes en mi vida. Leía yo un párrafo donde me mencionan la canción Princesa, y algunas otras, el remitente por fin las habían escuchado y le había gustado esa música que me gusta decían. Qué mejor manera de promover a un artista que cuando lo hace una admiradora ferviente y candente!. Otra cosa, no menos importante, es saber que siempre he contado con la lealtad y confianza de mi amiga, indiscutiblemente de esas amigas como las hay muy pocas, de hueso colorado.

Sepomex tal vez debiera tratarme mejor, dado que a mi nombre como destinataria de misivas, se han vendido estampillas que da gusto y a mí me encanta recibir cartas, así a la antigüa. Afortunada coincidencia que hace la vida a vuelta de correo.
Como me dijo algun día aquel señor de una pequeña papelería a la que acudo con cierta frecuencia, que había 3 cosas que lo enamoraron de su esposa y esas eran: sus cartas, su perfume y su persona.

En los siguientes días, tal vez lea una a una las misivas. Pienso que este año debiera escribir más, aunque sea en blogspot.com. Pero tal vez sería buena idea escribirse a futuro, platicar lo que veo ahora, para alguien como yo pero con 60 años diciendo que tiene mi nombre. No es que cambien las cosas, es que uno deja de ser el mismo y qué fortuna que así sea.






Foto: Outgoing mail September 2013 por donovanbeeson en Flickr. Usada bajo licencia Creative Commons.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Post-e-reader







Como regalo de cumpleaños, recibí una miniIpad. Lo cual ha de ser porque no cualquier año uno cumple esa cantidad de décadas de experiencia. Si por mí fuera, no me lo compro. Está visto que cuando me dan dinero en cash, compro muchas cosas, pero pocas cosas para mí. No puedo evitarlo, es una manera de vivir, austeramente. En fin, el caso es que ahora olvidémonos de las miserias habituales. Ya lo tengo en mis manos, así que opino como usuaria. 
(Había puesto "Concentrémonos en mi opinión al respecto", pero lo he editado luego de haberme reído, imaginar pedir un esfuerzo por que se concentren en ver lo que les voy a decir, ya para eso debí ofrecerles una café primero y luego recordarles, acá se llama demasiado ego, escribo como lo hace el personaje ficticio.


Luego de varias horas y días enajenada con mi nuevo juguete, compartiré mi opinión inexperta y consideren, yo nací y crecí cuando todos estos triques fueron creándose, puedo manejar muchos dispositivos y cada vez es más sencillo hacerlo, el cómo funcionen cada vez lo sé menos.

Tenía una impresión de la gran presión de consumo hacia este tipo de productos. Por lo mismo me es difícil pensar en invertir en algo, y no digo gastar. Me refiero a comprar algo que satisfaga alguna necesidad pero que no sea inútil o tan costoso su mantenimiento.

Pues como lector, la minIpad es lo mejor que he tenido en mis manos. Anteriormente he visto un dispositivo kindle, tanto a color como en blanco y negro, ambos buenos, pero más gruesos, la pantalla tiene sus diferencias, y pues no tienen cámara a diferencia de la miniIpad, ni otras monadas. 
No tiene la opción de teléfono y por  lo mismo no hay internet móvil. Eso para mí es una ventaja moderada, porque mis actividades me hacen sedentaria y cuento con internet ya en una laptop en hogar u oficina. Cuando no estoy en alguno de esos lados, estoy ocupada ya sea manejando o caminando o haciendo otra cosa, así que no hay necesidad. En esas ausencias no pasa nada y ya cuando regrese veré el mensaje importantísimo o la actualización. En cambio, como lector de textos funciona perfectamente, en mis tiempos de espera a la salida de la escuela de mi hija, esto es, en un estacionamiento con vigilancia y en la comodidad de una mesita de jardín. El peso es mínimo, mi hombro lo agradece, aunque si he de ir a hacer compras o necesito caminar en la calle o desplazarme en transporte colectivo, ni pensarlo, por menos de eso a mucha gente le han dado un buen susto.
Para jugar, sí, algunos juegos, no todos, nada que necesite un cursor y unos ojos ante imágenes mayores para mejor precisión. Ejemplo, Angry Birds, lo juego en la laptop o no tendría tales puntuaciones como las que normalmente tengo, la capacidad de la lap es mucho mayor, y de todos los juguetes es el mejor.

Para leer en distancias largas, es buena la miniIpad, pero el problema de seguridad, me hace elegir la versión pequeña ipod. Es pequeño, no tan incómodo como pudiera parecer solo hay que cambiar constantemente las páginas, pero es más liviano que cualquier libro pocket que pudiera cargar.
Para música, uno puede bajar en cualquier chirristor que tenga acceso a internet por algun medio. Con una cuenta de itunes tal vez he cargado un poquito la mano en esas compras, pero agradezco infinitamente que pueda ya comprar una sola canción sin chutarme discos enteros de un artista que admiro pero que pierden calidad y rellenan un álbum con canciones que no me gustan. Ya lo hacía antes desde la lap, lo sigo haciendo, lo puedo hacer desde la tableta cuando está conectada, y puedo tener libros, discos o algun otro archivo compartido entre mis dispositivos.  Ahora con los libros electrónicos. Hay tanto que leer! que he tratado de ir así con tiento, no compro si no he acabado el que tengo, al cabo que a diferencia de las librerías, parecen tener miles de copias disponibles para descagar. El precio es importante, la mitad o menos de lo que cuesta en físico. La desventaja es que no se puede prestar, salvo que prestes el dispositivo, o les regales una copia bajo tu patrocinio.

En conclusión, tener un lector electrónico es una maravilla. No suprime las ganas de comprar un libro, no cualquier libro, sino cierto texto e impreso en cierta calidad. (Ojo acá, ¿cómo es el juego de las casas editoriales, la mercadotecnia y los escritores que en realidad valen la pena?. No todo lo que vale la pena es comercial y viceversa). 
La practicidad la tiene el dispositivo, puedes cargar tu biblioteca entera en menos de 500 gr. La seguridad en que vivimos, por un dispositivo te dan un susto, un libro nunca me lo han intentado robar.

Si es necesario tenerlo, pues sí y no. Uno puede vivir perfectamente ya sin nada de esto. Como se ha vivido desde hace muchos años. La gran ventaja es la rapidez con la que uno puede tener acceso a una gran cantidad de información. Nadie podría negar que la información es poder, pero hace falta procesarlo y eso no lo hace ningun dispositivo. Es decir, el lector, el teléfono, la laptop, el ipod, etc, te transmiten información, que uno elige, y uno en su cabecita debe realizar el proceso. Tener mucha información solo por tenerla no sirve de nada, tener internet ilimitado no sirve de nada si no han encontrado una página porno por elección y no por equivocación.
Otro punto que me parece importante. ¿A qué edad puedes manejar estos dispositivos?, sobre todo si tienen acceso a internet. No me refiero a picar teclas, desplazar el dedo. Tampoco utilizo el "debes" porque no es algo que yo crea indispensable, si hay "n" herramientas electrónicas con las cuales ya te topas todos los días. En realidad, ¿cuándo se tiene la madurez necesaria para saber lo que estás haciendo, si eliges o sigues sin sentido, en cada uno de estos chirristores?... a lo mejor todavía no llego a esa edad. 

Creo que es un gran reto el saber distinguir lo que realmente necesitas, quieres o te hace falta, y resistirse al simple placer de consumir solo por tener.







martes, 24 de septiembre de 2013

Sandunga


No nací cronista, de hecho habré nacido como casi todos, con los ojos cerrados y deseando haber caído en buenas manos y no de las manos. Pero todo tiene un orden de sucesos, que luego se escogen deliberadamente para que cuadre la historia.

El caso es que cuando yo llegué a este mundo y paño de lágrimas, en mi casa ya estaba otra niñita. Ahora solo recuerdo esas primeras imagenes por lo que vimos en nuestros álbumes familiares. Aquellos que alguna tormenta se llevó o dejó. A su lado, crecí y tuve una infancia feliz, luego se nos sumó mi hermano y fuimos muy contentos en nuestra lucha. Donde hay 3, se hacen equipos de 2 y 1 integrantes, mutables segun conveniencias. Así que entre risas y más de uno que otro gancho al hígado fuimos creciendo bajo el abrigo, regaños y cariño de nuestros papás.



Ahora, esto viene al caso, porque mañana es el cumpleaños de mi hermana. Uno aprende a querer a sus hermanos, por el tiempo que se convive, lo que se vive, y después de años, uno en verdad aprecia que no es solo el lazo fraterno, sino que incluso se han convertido en tus mejores amigos. Así es mi hermana. Ella tiene muchas cualidades, y no hace falta tratarla mucho para darse cuenta de que es terriblemente noble y muy sensible. De niña me gustaban siempre sus dibujos, el trazo más simple podía convertirlo en algo muy agradable a la vista. Aprendió a leer muy chica, y siempre se ha caracterizado por ser pulcra y muy ordenada. Nos recuerdo en esos tiempos, y  era típico ver a mi hermana siempre con los pasadores muy bien colocados en su cabello perfectamente peinado, versus la niña de la caverna, digamos que en short y una calceta más abajo que otra. En las fotos familiares, uno la encuentra con su vestidito hermoso, con su sonrisa discreta, y bien acicalada, como si hubiese llevado un curso de moda antes de nacer. Es terrible tener una hermana así. Como con 20 cm más larga que yo y menos de un año de diferencia y un mundo de habilidades más de delantera.





Como casi todos los hermanos, también hemos tenido diferencias que se han solucionado a veces bien, a veces a medias con unos buenos cates, el gancho al hígado, desgreñadas o un zapatazo bien acomodado con certera puntería.
Por si fuera poco, no solo vivimos la infancia juntas, sino también la pubertad, esa etapa horrible y donde ambas nos declaramos irreconocibles porque también fuimos compañeras de escuela preparatoria, en el mismo salón. De pilón también iba nuestra prima. El rancho no es tan chico, pero así nos tocó y es una especie de lotería coincidir con tantas parientas en el mismo salón de clases. Tiene sus ventajas, de lo demás, no me pregunten.
En esas fechas, nos dimos un susto terrible, en un experimento de laboratorio explotó un matraz y salpicó de ácido el rostro de mi hermana. Fue de las veces que sentí ese zarpazo en el corazón de saber que alguien que quieres está en peligro. Afortunadamente, el dermatólogo indicó lo adecuado y mi hermana es muy metódica, así que cumplió las indicaciones estrictamente. A la fecha, tiene una piel de rostro hermosa.
Pocas personas tienen la fortuna de poder platicar con ella, y la verdad yo extraño a menudo mis salidas con ella, porque es indudablemente de las que te hacen sonreír sin mucho esfuerzo y logra transmitirte toda esa buena vibra que genera. Alivianada, y tal vez es la parte esotérica de la familia que yo nunca logro asimilar., pero es una habilidad que ella tiene, puede leer a las personas emocionalmente. Solidaria como poca gente he conocido, y siempre dispuesta a ayudar cuando alguien lo necesita, ojalá  hubiera muchas más como ella en este mundo. 
Espero que mañana tenga un muy feliz día de cumpleaños, siempre el mejor de todos mis deseos irá para ella. Te quiero Sandra.






martes, 27 de agosto de 2013

Instructivo para cambiar una llanta ponchada




1. Abra la cajuela, suele encontrarse en la parte trasera de su auto.
2. Verifique que cuenta con todo lo necesario, esto es: gato hidráulico, llave de cruz, dado para birlos de seguridad y sí, de preferencia una llanta de refacción en buen estado.
3. Ahora diríjase a la parte delantera de su auto, abra la guantera y cheque los papeles del seguro que afortunadamente cuenta para su auto. Marque al número... siga las instrucciones del operador. Espere. Disfrute de una lectura cómodamente sentado en su auto, y más vale que lo disfrute, la espera oscila entre 45 minutos a 1 hora.
4. Alze su manita cuando aviste al proveedor de servicios. Sonría, y luego vea que en menos de cinco minutos le ha resuelto su problema., incluyendo el rellenado del formato.
5. Diríjase para donde iba, hasta antes de este engorroso asunto.

6. De cuando en cuando, durante el resto del día o la semana, recuerde encarecidamente a la madrecita del jijo de la fregada que tuvo a bien colocarle ese tornillito a su llanta., esto es terapéutico.


jueves, 18 de julio de 2013

Ahí nos vidrios!





Ahora que mi hija ya va creciendo, me estoy dando a la tarea, de ir poco a poco cambiando los recipientes en los que almacenamos comida, sobre todo si va a estar en contacto con alimentos calientes. 

Sin duda el plástico tiene sus ventajas: es barato, es resistente y ofrece una gama muy amplia en colores y formas. Depende de para qué se use el plástico, yo no satanizaría su uso, de hecho es muy útil e incluso comparado con otros materiales llega a ser hasta amigable con el medio ambiente. Frase tan de moda.
Por ejemplo, adoro el contacto que ofrece la piel, en muchas de sus variantes, como en los zapatos o en las bolsas, los prefiero de ese material en cuanto a gustos, pero cuando uno ve la cantidad de agua que se emplea para trabajar la piel, ya me empieza a remorder la conciencia, aparte de que no puedo dejar de sentir cierta tristeza por el animalito que un buen día pasó de andar brincando por las praderas a quedar hecho en medida 6.5. Ahora uno puede usar zapatos de plástico, recuerden hace muchos años las chanclas windys, que se pusieron de moda, o la línea de zapatos Melissa que se ven tan monos, o las botas de lluvia o carnicero... no distingo bien de qué va cuando alguien las usa. Pero también imagino la cantidad de hongos que pueden proliferar en ese ambiente tan húmedo y falto de ventilación. Otra opción sería usar zapatos de tela y mecate, pero no siempre se adecúan al resto de la vestimenta ni la ocasión ni el clima. Entonces, pues adopto una postura intermedia, elijo zapatos de piel, pero procuro tener un buen par,  y los cuido, por eso tengo varios que he coleccionado en el transcurso de toda mi vida y miren que me gustan mucho, solo que mi espíritu ecológico está bien reforzado porque ni encuentro muchos pares adecuados para cubrir mis huesudos pies. Bolsas va por el mismo caso. En la ropa el plástico pues casi toda la contiene, y gracias a la tecnología ya existen muchas posibilidades, aunque siempre es preferible usar fibras más naturales, y siempre dependiendo de para qué se va a usar. Yo que soy asmática me olvido de almohadas de plumas de ganso y uso almohadas con relleno totalmente sintético que no acumulen tanto polvo y les cubro con el algodón de todos los hilos. 


Pero es evidente que el plástico nos inunda, no hay sitio en donde uno pueda voltear a ver y no se le encuentre en mayor o menor medida, porque se ha abusado de su uso. Maldita pobreza.


Si mal no recuerdan, hace un tiempo estuve inmersa en el mundo de mamilas y pañales. Bueno, con respecto a los pañales, nos ayudamos con el uso de pañales de tela que a mi manera de ver es incluso muy fácil usarlos, repito, las texturas que hay en telas es maravillosa, y ya no es lo que era antes, y nunca estuve fregándome el lomo frente al lavadero. Pero procuramos usar la menor cantidad de pañales desechables posible, por dos cuestiones, en orden de importancia, por salud y por procurar que la huella de contaminación de mi hija fuera más ligera. Si uno elige pañales de tela pensando en los miles de pesos que se ahorrará, bueno, en cuanto vean el precio de cada uno, empiezan a rajarse, aunque sí, a la larga puede ser una forma de ahorrar, sobre todo cuando hay más de un hijo y se reciclan.
En cuanto a biberones, obstinada como soy, en un inicio busqué sin mucho éxito los biberones de vidrio, y antes de que me caigan las fanáticas de la lactancia, no está peleado el uso, ni saben para qué, en realidad me fueron muy útiles. Son buenos contenedores por aquello de donde deposita uno el sagrado alimento del chamaco, y por otro porque no siempre se puede tener la pechuga lista para alimentar, aunque me quemen en la hoguera.
El punto acá, es que la mayor parte de biberones son de plástico, por el riesgo de que es frágil y evitar un accidente con los pequeños. Pero entonces, entre todos esos biberones uno tiene que checar la composición. Digan o no digan que están libres de bisfenol (BPA free). Y esto aplica para el resto de juguetes y contenedores de alimentos que estarán con el hijo.




El problema con el plástico cuando se usa para conservar alimentos, radica en la composición de ese plástico en particular y la temperatura a la que sea expuesto. Hay diferentes tipos de plástico, y esto no es una publicación en la que podamos profundizar mucho. Solo compartiré mis investigaciones google, lo cual pueden hacerlos por ustedes mismos. Algunos recipientes de plástico incluso pueden utilizarse en microondas, aunque yo prefiero usar cerámica o vidrio. No siempre se puede.

Entonces de unos 3 años para acá, la cantidad de recipientes de plástico que hay en el búnker, creció exponencialmente. Pero creo que es momento de ir haciendo la transición, que se hará de forma paulatina, es hora que todavía me da pánico cuando veo a la hija con un vaso de vidrio, por más que uno insista en decirles que solo se toman líquidos cuando están sentados, bueno, uno los ve correr y dar de vueltas echarse una maroma y parecen estar listos para jugar con la motosierra en las alacenas de la cocina.

Esta semana ví que en una tienda (la comercial mexicana) había oferta de refractarios y recipientes de vidrio. Pues igual que todas las ofertas, ni tan a la mitad aunque sea 2x1 comparado al precio convencional, pero al menos había! porque normalmente hay estantes llenísimos de plásticos y muy pocas opciones en cuanto a recipientes de vidrio.

Pero ya está hecho, unos pocos de plástico, y procurar guardar los alimentos en recipientes de vidrio. Además, !qué bonita luce la comida así!.




Foto: Glass food storage container, por Rubbermaid Products en Flickr. Usada bajo licencia Creative Commons Attribution 2.0 generic.

Otros chismes de este mismo blog

Blog Widget by LinkWithin